Conducta de ayuda o altruismo (concepto inventado por Augusto Comte) : aquella que se realiza voluntariamente para ayudar a otras personas suponiendo más costos que recompensas externas para el autor de dicha conducta. Es el interés por los otros, estando motivada ésta por ayudar a otros. En términos de ciencias sociales la motivación no se puede saber, no podemos saber con certeza por qué han hecho tal o cual cosa; por tanto, en ciencias sociales es difícil utilizar una definición motivacional.

Según Bar-Tal, las conductas prosociales o socialmente positivas : acciones que benefician a otros y que aparentemente no ofrecen ningún beneficio a la persona que las lleva a cabo, aunque a veces pueden suponer un riesgo para la persona prosocial) son 4 : altruismorestitución (conducta que se realiza por reprocidad, es decir, un favor por otro), cooperación (colaborar con otras personas para obtener beneficios e intereses) y compensación (conducta que se realiza con el objetivo de quitarte culpa por algo que has hecho mal o daño a alguien).

Tipos de conductas altruistas (incluidas dentro de las conductas socialmente positivas o prosociales):

·        Según el rol del individuo : masculinas y femeninas. Es decir, algunas destacan más en hombres y otras en mujeres, pero esta clasificación es simple.

·        Según Berson : espontáneas (de emergencia) y no espontáneas (planificadas). En las espontáneas influyen más las variables situacionales ya que te vienen sobrevenidas, por lo que no tienes tiempo de planificarlas. Sin embargo, en las no espontáneas influyen más las variables personales como tener tiempo, estar solo o acompañado…

·        Según Pearce & Amato en la década de los 80 (y posteriormente Smithson) : obtuvieron las siguientes conductas altruistas después de realizar estudios y a través de un programa estadístico de donde obtuvieron las dimensiones subyacentes de cómo los individuos relacionaron las distintas conductas de ayuda. Esta clasificación permite ordenar los resultados experimentales sobre altruismo y evita la sobregeneralización.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies